banner

Diferencia entre gatillazo y otras patologías


Diferencias entre gatillazo e Impotencia

El gatillazo es una forma esporádica y transitoria de una disfunción eréctil que tiene remedio, los problemas de gatillazo se conocen por ser la desaparición repentina de la erección o simplemente cuando queremos tener una erección pero no se consigue producir. Sin embargo, el gatillazo por ser una pérdida de erección antes o durante un encuentro sexual suele ser sólo de forma ocasional, no deja de ser una situación incómoda para el ya que puede poner en duda la excitación o virilidad del hombre. Mientras que la impotencia es la incapacidad del hombre de iniciar y mantener una erección del pene durante el tiempo suficiente como para tener relaciones sexuales. Podemos decir que el gatillazo es diferente a la impotencia sexual porque describe situaciones pasajeras de impotencia, mientras que la impotencia es la falta de erección continuada por lo que su tratamiento será distinto llegando a ser incluso nulo si éste no se produce de manera continuada. Se considera una situación normal siempre y cuando no afecte a más del 50% de los coitos por lo que si se ha sufrido en algunas ocasiones puede quedarse tranquilo ya que es totalmente normal; El gatillazo es el nombre común dado a la impotencia sexual situacional.

Diferencias entre gatillazo y eyaculación precoz

Ahora compararemos el gatillazo con la eyaculación precoz, estas son dos patologías totalmente distintas ya que la eyaculación precoz consiste expulsión súbita e incontrolada de semen antes del momento deseado, es decir el hombre no puede controlar su eyaculación y esta se produce de forma rápida e inesperada haciendo difícil satisfacer a su pareja ya que en ocasiones no llega ni siquiera a la penetración, esta viene originada en su mayoría de casos, por el nerviosismo o ansiedad y generalmente es de origen psicológico, mientras que el gatillazo es la perdida de la erección repentina durante a antes del acto sexual, como podemos ver se trata de casos distintos que tienen algo en común y es que en ambos la salud mental juega un papel importante ya que el estrés, ansiedad, nerviosismo e inseguridad influyen en ambas.